El tanino
en la naturaleza

Cada planta, de cualquier especie, forma o tamaño, contiene taninos. Su presencia es el resultado de una evolución natural: las plantas están expuestas a numerosos riesgos y si están amenazadas por cualquier peligro (animales, ambientes que se vuelven insalubres, agentes atmosféricos, como fuertes lluvias o vientos), no pueden moverse para buscar refugio.

Sin la presencia de taninos, la vida de la planta estaría constantemente bajo ataque. De hecho, su tarea es proteger los troncos, tallos, hojas y frutos del asalto de hongos, bacterias y virus, pero también de los herbívoros y otros animales que se alimentan de estas plantas: debido a su sabor agrio, el tanino actúa como deterrente. De otra manera, los vegetales quedarían indefensos frente a la voracidad de los animales, lo que causaría que la planta se pudra y luego muera.

Las mejores plantas para la extracción de los taninos

Aunque esté presente en todas las especies de plantas, hay algunos árboles en los que el tanino está presente en concentraciones tánicas más altas y cuyas características reúnen más ventajas que otras especies. Entre ellos:

Castaño

Quebracho

Nuez de agalla

El Castaño

El nombre botánico es Castanea Sativa. Contiene mucho tanino, que puede llegar a constituir hasta el 10% de su peso.

Está muy difundido en el sur de Europa y en algunos países en las costas del Mar Negro, especialmente en Turquía. Los bosques de castaños cubren más de dos millones de hectáreas sólo en Europa.

Jenofonte, un historiador y mercenario ateniense, lo llamó el árbol del pan porque su fruto, la castaña, era usada como principal fuente de carbohidratos entre los campesinos.

El castaño crece muy rápido y cuando se corta un tronco, el muñón restante desarrolla rápidamente nuevos brotes que dan vida a nuevos tallos (brotes de árboles).

Los castaños pueden vivir incluso mil años, durante los cuales alcanzan dimensiones considerables. Entre los árboles monumentales europeos hay varios ejemplares de castaño.

El Quebracho

El nombre botánico es Schinopsis balansae. Contiene una cantidad excepcional de tanino, que puede representar hasta el 25% del peso total de la madera.

Una verdadera súper-defensa que lo protege de los climas subtropicales de América del Sur, particularmente húmedos y cálidos, por lo tanto, favorables para la proliferación de bacterias.

Sus principales áreas de cultivo se encuentran en Argentina, en las provincias de Chaco, Formosa y Santa Fé, así como en Bolivia y Paraguay. La palabra «quebracho» deriva del español «Quiebra-Hacha» o «Ax-Breaker», un nombre que describe bien su madera, particularmente dura y compacta.

La corteza se utiliza tradicionalmente como febrífugo y como remedio para la tos. Este árbol puede vivir más de trescientos años.

Las poblaciones nativas de Argentina y Paraguay atribuyen poderes místicos al Quebracho y el árbol a menudo es parte de muchos mitos y leyendas locales.

La Tara

Su nombre botánico es Caesalpinia spinosa. Crece en la cordillera de Los Andes, en el Perú.

Es muy apreciado como árbol ornamental y se usa en medicina popular para aliviar la fiebre, el dolor de garganta y el dolor de estómago.

A diferencia del Quebracho y el Castaño, el tanino derivado de Tara no se extrae de la madera, sino de los frutos, más precisamente de las vainas, una vez privadas de las semillas y luego molidas.

De sus semillas, se obtiene la goma de tara. Es un agente espesante de alimentos utilizado para la producción de helados, salchichas, pan de molde, queso para untar y muchos otros alimentos.

Nuez de Agalla

La nuez de agalla es una excrecencia (un bulto) vegetal que se desarrolla en las ramas, hojas u otras partes de una planta.

También se la conoce como cecidia. No es una fruta, sino una masa celular producida por las plantas como reacción al ataque de hongos, insectos o bacterias.

Por lo tanto, es una estrategia defensiva de la planta que se aísla del ataque del «enemigo».

No es sorprendente entonces que las agallas sean muy ricas en tanino, una variedad que se define como galotanino.

Entre las especies botánicas más difundidas se encuentran nuez de agalla turca (Quercus infectoria) y la nuez de agalla china (Rhus semialata).

El Tanino y los animales

Al estar presente en cada parte de la planta, incluso en las hojas y en las frutas, el tanino se convierte en un suplemento natural en la dieta de muchos animales, que lo ingieren sin siquiera sospechar su presencia: mamíferos, aves y algunos reptiles, como las tortugas, que asumen regularmente el tanino a través de la hierba o de los frutos de los árboles.

El tanino tiene un efecto positivo incluso en la salud de los animales: puede mejorar los procesos digestivos, en particular en los rumiantes, reducir los fenómenos de diarrea en los pollos, mejorar la calidad de la leche y la carne gracias a sus propiedades como promotor del crecimiento natural.

Estos beneficios también se extienden a los humanos. La última vez que comiste una fruta o una ensalada, seguramente comiste pequeñas cantidades de tanino.

El tanino en la alimentación animal

También los animales de granja pueden beneficiarse del tanino. La alimentación industrial no puede contener todos los nutrientes presentes de forma natural en las bayas, semillas y hojas: complementar su dieta con taninos le permite fortalecer su sistema inmunitario, mejorar sus procesos digestivos y consecuentemente su vitalidad.

Pin It on Pinterest