Después del final de la Segunda Guerra Mundial, se produjo una progresiva industrialización del sector del curtido, que exigía tiempos de producción cada vez más rápidos y una mayor difusión de los bombos en las curtidurías.

Para satisfacer esta necesidad, se introdujo un nuevo método de curtido: el curtido al cromo, que todavía se utiliza ampliamente a escala industrial.

Sin embargo, muchas curtidurías han seguido utilizando taninos en sus procesos, en particular las curtidurías toscanas. El cuero curtido al vegetal puede dar resultados únicos e inimitables que mejoran con el tiempo.

Pin It on Pinterest

Shares